jueves, 19 de febrero de 2015

Bienvenidos a Brasil


Espero todo mundo esté de maravilla y hayan tenido una hermosa navidad y año nuevo, he dejado un poco de lado el blog, ya que he tenido mucho trabajo, me he cambiado de apartamento y además he tenido unas vacaciones hermosas, tal como lo dice el título, estuve en Brasil, y hoy os quiero hablar de mi viaje.

Comencé por llegar a Florianópolis capital de Santa Catarina, un lindo lugar que se divide en continente e isla, comenzó a llover pero hacia mucho calor, como es sabido es un calor húmedo, para comenzar la gente es muy amable y alegre, pero creo que eso también lo hemos escuchado, la mejor parte es que entienden el español, ya que es como un suburbio de argentinos y uruguayos. Solo estuve  de pasada allí ya que en ese lugar debía tomar un bus hacia Blumenau, una linda ciudad con características alemanas aunque sin playa y para finalizar estuve en el Balneario de Camboriú.

Primera parada, Blumenau, S.C.: Se encuentra a unas 3 horas en bus de Florianópolis, es una ciudad muy limpia, con buenos centros comerciales, restaurantes, hoteles, y un lugar llamado Villa Germánica que es como una mini cuidad llena de tiendas de recuerdos, restaurantes y un lugar en donde se realzan unas tremendas fiestas de la cerveza, ya que evidentemente al ser colonia alemana adoran la cerveza. La estadía en el hotel de Blumenau fue muy linda, es un lugar limpio, económico, con piscina y  desayuno buffet exquisito. Además tiene un parque con laguna, un lugar muy lindo y grande. Fue una hermosa estadía. Tuve la oportunidad de ir a algo llamado Summer Fest, que es una fiesta de la cerveza, con escenarios en donde tocan bandas en vivo, comida, personas con disfraces de alemanes de época y lo mas importante, muchísima cerveza.

Segunda parada, Balneario de Camboriú, S.C.:  Es una playa estilo boutique, muy hermosa, una de las más seguras del país,  de arena blanca, y con un cerro en el lado sur con un cristo, y edificios gigantescos por doquier, la costanera de este lugar es hermosísima, muy pulcra, con unos kiosquitos en donde sirven la verdadera caipiriña y choclo cocido. En el centro de la ciudad se concentra todo el comercio, que me llamo demasiado la atención, ya que todos los productos como ropa, comida, joyas, etc, tienen precios muy módicos, incluso que los de mi país, y lo que es mejor, el 95% de estos productos son hechos en Brasil, tienen una tremenda industria la cual aún no ha sido consumida por los productos Made in China, tampoco han sido consumidos por la cultura Yankee.
El hotel era muy bueno y económico, a una cuadra de la playa,  con piscina, jacuzzi, 5 salas de estar y una atención de primera.

Productos made un Brasil: Visité un súper mercado llamado BIG, en ambos lugares, tiene precios muy módicos y por ejemplo en cada producto existe una inmensa variedad de marcas lo cual es increíble, me traje bastantes productos de allí, como chocolates, jugos, bebidas, dulces, etc.
La vestimenta también es algo muy llamativo, existen precios extremadamente módicos con productos únicos, pero también existen productos de mayor precio aunque con una calidad increíble, como los bikinis, jeans, zapatos, sandalias, hawaianas,  etc. De esos también me traje para mi y mi familia.
La comida es algo de precios módicos y de sabores muy buenos, puedes comer por menos de 5 dólares cosas muy sabrosas y quedas satisfecho, los tragos y jugos también son algo muy sabroso y especial, la caipiriña me encantó al igual que la cerveza y los chocolates son exquisitos
Las chucherías son algo maravilloso en Brasil, sabiendo que soy una fan de las chucherías chinas, las de Brasil son muy módicas, lindas y de calidad, puedes encontrar aretes, pulseras, anillos de acero por 3 dólares o menos, traje muchas chucherías hermosas.
Los recuerditos made in Brasil  o suvenirs, son bellísimos y baratísimos, de estos traje muchos para amigos y familia, tienen loza, llaveros y lo mas bello son los imanes para el refrigerador.

Lo que en Chile debemos aprender: 
Deberíamos como país aprender a ser más amables, más tolerantes especialmente  quienes se dedican a comerciar algún producto ya que en Chile no son muy amables con sus clientes, estan muy sub capacitados para atender, y deberíamos aprender de la limpieza en las calles y la libertad para beber en las playas y no hacer alarde de aquello.

Lo negativo: Los transbordos desde el aeropuerto de San Pablo al de Florianópolis, es algo muy tedioso aunque necesario ya que el aeropuerto de San Pablo es gigante, cambiar de lugar para tomar el segundo vuelo es agotador, y las personas de la aerolínea no son muy agradables.
Otra cosa es que quienes  utilizan automóvil, no respetan los pasos de cebra, así que hay que tener demasiado cuidado al cruzar la calle.
Por último el clima es  húmedo, caluroso y sin agua fría para ducharse, esto es terrible, cuando llegas al lugar de estadía y el agua fría es tibia, es lo peor jejejeje.

En conclusión:  Es una experiencia única y maravillosa, las personas son muy lindas y amables, volvería a visitarlo de todos modos, lo mejor fue poder compartirlo con mis amigas de Chile y poder visitar a mi mejor amiga, así que os recomiendo, ya que ahora soy una experta guía turística de esos lugares hermosos y paradisíaco.
Para finalizar los dejo con fotografías.

BLUMENAU























CAMBORIÚ: